Welcome!!

Hola a todos, bienvenidos a este mi blog! espero poder dedicarle el tiempo necesarios para hacer de este sitio un sitio divertido, entretenido y variado. Para así llegar al mayor público posible y cumplir todas vuestras exigencias y peticiones! Espero que sea de vuestro agrado. Un abrazo.

9 sept. 2013

El precio de la felicidad

El precio de la felicidad

¿Cuánto vale ser feliz? ¿Tanto cuesta serlo? Quizás la pregunta adecuada sea: ¿Cuánto estás dispuesto a sacrificar para tener esa felicidad que ansias?

Desde el inicio de la humanidad todos se preguntan cuál es el sentido de la vida, yo cada día lo tengo más claro, el sentido de mi vida es caminar hacia la felicidad y llegar a ella lo suficientemente pronto para poder disfrutarla antes de morir. Da igual lo que valga, da igual lo que cueste, sólo debo preocuparme de las cosas que voy a sacrificar para llegar a ella.

1
¿Dónde están mis límites de sacrificios?
Primero habría que dejar claro si hay una sola felicidad que es eterna, si la felicidad va en fascículos o, si la felicidad es como una leña que arde, se hace ceniza y se va como el humo sin volver nunca más.

Si nos centramos en el primero y el último de los casos, el sacrificio sería mucho mayor ya que arriesgaríamos todo a una sola carta, por lo que hacer ese sacrificio sería demasiado arriesgado, deberías estar seguro de lo que daría esa felicidad y muy seguro de que es la felicidad por la que estás dispuesto a darlo todo.

Si por el contrario pensamos que la felicidad puede venir en fascículos, ya sean consecutivos de una misma temática o, salteados con un hilo argumental distinto, los sacrificios serían menos arriesgados.

Mi opinión personal es que la felicidad puede venir en cualquiera de las tres maneras, por lo tanto y con el tiempo he aprendido que en esta vida hay que dejarse llevar por las sensaciones, esas sensaciones que te aportan tus sentimientos, esas sensaciones que te hacen volverte loco en mitad de tu más absoluta cordura. En ese mismo instante esas sensaciones te llevarán a sacrificar lo que veas oportuno, y la sensación más oportuna que podrías tener es la de saber que aquello que vas a sacrificar es reversible, que aquello que vas a sacrificar puede acabar por desembocar en otra felicidad similar por la que has arriesgado realizando ese sacrificio.

2
Lo bueno, lo bonito, lo especial… es poder mirar a tu alrededor, tener pensamientos externos que te aporten opiniones inversas a las tuyas, sentimientos negativos, y que aún así tus sensaciones te dejen claro que lo que estás haciendo es lo que quieres hacer, que lo que quieres seguir haciendo es lo que TUS sensaciones te piden que hagas, notar que tienes esa tremenda necesidad de seguir adelante explorando nuevas sensaciones y que sigues dispuesto a ir haciendo los sacrificios necesarios para obteniendo esa felicidad, ya sea momentánea o eterna, ya sea por capítulos o en un solo film infinito.

Con el tiempo esas sensaciones que te llevan a la felicidad acabarán demostrándote a ti mismo y a ese exterior que opinaba distinto a ti que llevabas razón, que esa felicidad ya sea perpetua o transitoria te hizo disfrutar, te hace o te hizo vivir la vida durante ese tiempo con el sentido que tiene, que durante ese tiempo que dure la felicidad, ya sea fugaz o inmortal, has estado gastando tu vida disfrutando de ella, porque cómo escuché una vez, antes de morir hay que agotar la vida, y nosotros debemos aprovechar esa vida con felicidad antes de que se nos agote por completo.

Tú pones el precio a tu felicidad pero ten en cuenta que la verdadera felicidad no tiene precio.

Alberto Ortiz

09/09/13

No hay comentarios:

Publicar un comentario